El Testigo – Prestar atención a la escalada


El conflicto destructivo no sólo estalla sino que también escala desde la tensión, al conflicto abierto hasta la violencia. A través de la observación atenta, el Testigo puede detectar señales de alerta, las cuales, pueden prevenir la escalada del conflicto e incluso salvar vidas. Un testigo puede también hablar para persuadir a las partes a cesar la pelea y hacer sonar la alarma para llamar a otros del Tercer Lado que pueden intervenir como mediadores, guardianes de la paz, u otros testigos.

Estar atento a señales de alerta temprana

Las primeras señales de advertencia son percibidas de manera más clara por quienes están en contacto directo con los disputantes:

  • En marzo de 1998, días antes al asesinato de cinco estudiantes en una escuela de Jonesboro, Arkansas, Mitchell Johnson, de 13 años, y Andrew Golden, de 11 años, comentaron claramente lo que pensaban hacer. «Tengo muchas ganas de matar», manifestó uno de ellos a un compañero de escuela. Por si eso fuera poco, el día anterior a la matanza, uno de los dos muchachos había amenazado con un cuchillo a otro compañero. Trágicamente, sus amigos y compañeros no comunicaron este incidente a quienes podrían haber prevenido la inminente masacre.

De la misma manera, a larga escala el conflicto destructivo es, con frecuencia, predecible:

  • La guerra en Yugoslavia, por ejemplo, fue ampliamente pronosticada por los analistas.
  • Asimismo, la sorpresiva invasión de Kuwait por parte de Saddam Hussein en 1991 no tendría que haber sido sorpresiva. Este era un líder que en forma despiadada había asesinado a todo el que se interponía en su camino, que había lanzado bombas químicas contra las poblaciones kurdas en Irak y que había atacado anteriormente a otro vecino, Irán, diez años antes. Por si más señal de alarma hubiese sido necesaria, Hussein movilizó sus tropas a la frontera Kuwaití y las desplegó allí una semana antes de la invasión. Desafortunadamente, el mundo ignoró todas estas señales de alerta. En cambio, en la década precedente a la invasión, proveyó a Hussein con armamento sofisticado, y en las semanas anteriores a la invasión le dio signos contradictorios sobre una posible reacción.

Como materia profesional, la alerta temprana se encuentra en su infancia pero está progresando:

  • La policía, que tradicionalmente tenía como objetivo el arresto de delincuentes después de cometido el delito, ahora desarrolla técnicas de «detección de amenazas» para identificar a potenciales delincuentes antes que el daño sea causado. La evidencia demuestra que los delincuentes tienen un historial de problemas y conflictos. Una vez identificadas estas personas de riesgo, la policía puede normalmente controlarlas trabajando con su familia, amigos, vecinos, asistentes sociales y tribunales, en otras palabras, movilizando el Tercer Lado.

En la escala internacional, los investigadores están desarrollando modelos que pueden ayudar a detener los conflictos étnicos emergentes antes de que estalle la violencia. Cuando se intensifican las violaciones a los derechos humanos aumenta el flujo de refugiados y los gobiernos se vuelven más opresores e inestables, siendo más probable que se llegue a una guerra étnica. Las Naciones Unidas, los gobiernos nacionales, las agencias humanitarias y los grupos de resolución de conflictos están comenzando a unir sus conocimientos, creando de este modo una red eficaz de detección temprana de señales de alerta.

Salir en patrulla

Como Testigos, no tenemos por qué limitarnos a observar sino que podemos adoptar una actitud más activa, y salir en patrulla:

  • Cuando en 1997 dos días de disturbios raciales generaron rumores de revancha violenta en una escuela secundaria de Florida, un grupo de estudiantes formado anteriormente para contrarrestar el racismo y la violencia, denominado United Colors, comenzó a patrullar los pasillos de la escuela y solicitó al director la prohibición de bolsos y mochilas hasta que desapareciera el peligro de que los alumnos llevaran armas. El procedimiento dio resultado.
  • Otro ejemplo es el de miles de escuelas de los Estados Unidos que están plagadas de violencia. En ellas, los maestros y padres han comenzado a trabajar con grupos de estudiantes como United Colors, que ayudan a mantener la paz patrullando las instalaciones e informado sobre los incidentes que se producen. «El núcleo de esta filosofía es observar a los demás y ayudarlos, denunciando el delito», dice la fundadora de Youth Crime Watch of America, una entidad basada en Miami.

A nivel local, los Ángeles Guardianes desempeñan una función muy parecida:

  • Son jóvenes sin armas que patrullan las calles de muchas ciudades estadounidenses para impedir los robos y la violencia.
  • En Bloomington, Indiana, un grupo denominado «Mamás en Patrulla» recorre las calles con teléfonos celulares tratando de detectar cualquier actividad peligrosa de pandillas, para informar a la policía.

A nivel global, las Fuerzas de Paz de Naciones Unidas, armadas sólo para su autodefensa, patrullan los escenarios más conflictivos de todo el mundo.

El solo Acto de presenciar a menudo ayuda a prevenir la violencia:

  • Durante las guerras de la década de 1980 en América Central, grupos religiosos de los Estados Unidos y Europa concurrieron en calidad de «observadores», estableciéndose durante cierto tiempo en las poblaciones amenazadas por grupos paramilitares o las fuerzas armadas.
  • De modo análogo, durante la violenta transición al gobierno de la mayoría en Sudáfrica, ciudadanos blancos y negros de los comités de paz locales se dedicaron a acompañar a las personas cuyas vidas habían sido amenazadas.

Hablar

  • «Cuando hay guerra de pandillas – explica Paul Evans, comisionado de policía de Boston-, llamamos a los miembros de esos grupos a una sesión abierta con representantes del procurador del distrito, con funcionarios del régimen de libertad condicional, con asistentes sociales y con los sacerdotes del vecindario. Les señalamos entonces a los pandilleros: «Toda la comunidad les está diciendo que la violencia debe detenerse. Si no lo hacen, todo el sistema representado aquí los acusará, los sentenciará y los enviará a la cárcel».»

En otras palabras, los testigos no necesariamente tienen que limitarse a observar sino que también pueden hablar para persuadir a las partes de que dejen de pelear.

  • En una oportunidad, en la ex Yugoslavia, le pedí a un grupo de funcionarios de las Naciones Unidas que me describieran su tarea de pacificación. «En un noventa por ciento, consiste en negociar», respondieron en coro. Ellos pasaban la mayor parte de su tiempo tratando de inducir a las partes en guerra a que se retiraran a las líneas acordadas, respetaran el cese del fuego y no comenzaran a disparar ante la provocación de cualquier exaltado de uno de los lados o apenas una vaca se pasease por la zona de distensión.

Todos nosotros, en los enfrentamientos cotidianos que nos rodean, tenemos la misma oportunidad de hablar contra el conflicto destructivo.

  • Jimmy Ellison, un niño de seis años, recién entrenado en la resolución de conflictos, dijo lo siguiente: «Un chico de mi clase y otro que yo no conocía estaban peleando, hasta que les dije: «Quizá podrían dejar de pelear, resolver el problema juntos y después jugar»». Dio resultado.

Obtener ayuda rápido

Los Testigos activan la alarma para llamar la atención de otros miembros del tercer lado que podrían intervenir como Guardianes de la Paz, Mediadores o también como Testigos:

  • A diferencia de lo ocurrido en la escuela de Arkansas, un estudiante que llevó un cuchillo a una escuela de New York fue rápidamente reportado por otro estudiante. Las autoridades de la escuela confiscaron inmediatamente el cuchillo y suspendieron al estudiante. Este fue readmitido en la escuela sólo luego de llegarse a un acuerdo con la participación de la comunidad.
  • Una de las principales razones por las que la incidencia de violencia callejera es muy baja en Japón es la amplia participación de los ciudadanos como Testigos, reportando los problemas a la policía local.
  • La lección se está popularizando en los Estados Unidos, donde la policía está aprendiendo que, para reducir la violencia, debe acercarse a la comunidad para obtener información, alerta temprana y apoyo. Este enfoque, llamado policía comunitaria, es considerado como la causa de la reducción de la violencia en lugares que van desde New York City hasta Hawaii.
  • Por ejemplo, en Spokane, Washington, un asaltante armado – que por su dentadura defectuosa era apodado «el bandido de mal diente» – fue arrestado a nueve calles de la escena del crimen porque el vecindario inmediatamente llamó a la estación de policía.
  • «La Policía está pasando del ‘nosotros lo hacemos por ti’ al’nosotros estamos trabajando contigo'», explica el capitán Robert Dunford. Lo que requiere que los ciudadadnos asuman responsabilidades.

Los medios de comunicación cumplen un rol clave en la difusión de la alarma. Sus reportes alertan a los del tercer lado alrededor del mundo:

  • Cuando un proyectil cayó en un mercado de Sarajevo en febrero de 1994, el mundo vio por televisión las imágenes de muertos inocentes. La repulsión pública hizo que los gobiernos hasta ese momento dubitativos sean empujados a la acción. Los bombarderos de la OTAN amenazaron con destruir la artillería serbia en las colinas de Sarajevo y los ataques de artillería pesada cesaron durante meses. Con la sola realización de su trabajo cotidiano, los periodistas sirven como los ojos y oídos de el Tercer Lado.

Recursos

Bibliografia breve

  • Barnett, V. (1999). Bystanders Conscience and Complicity During the Holocaust. Greenwood Press. Westport, Conn. 1999.
  • Staub, E. (1997). «Preventing Genocide: The Power of ‘Bystanders'». Boston Research Center for the 21st Century Newsletter #9.
  • Staub, E. (1998). «Bystander Psychology: Studying the pivotal role of bystanders.» Deathly Silence Guide.
  • Ury, William (2000). The Third Side:Why We Fight and How We Can Stop. New York: Penguin.

No Replies to "El Testigo – Prestar atención a la escalada"